Tratamiento

El núcleo del tratamiento es el cambio del estilo de vida, la recuperación se facilita con el apoyo del entorno natural que son la familia, los amigos y los grupos de autoayuda.

La Institución trabaja con el Modelo Minnesota nacido en Center City- Minnesota basado en el programa de DOCE PASOS de Alcohólicos Anónimos, reconocido mundialmente hace aproximadamente 60 años por su efectividad: es el sistema que más adictos recupera y sostiene a lo largo de sus vidas), con un abordaje multidisciplinario. Esto significa que incluye el acompañamiento de profesionales como Médico, Psiquiatra, Psicólogo, Consejeros en dependencia química que colaboran en la definición del camino de la recuperación.

Dada la complejidad de esta enfermedad, la forma de abordar la atención a adictos y sus familias, es mediante un proceso en al menos tres etapas sucesivas de trabajo.

Primera etapa: Es el contacto con el adicto y su familia. Esto se realiza en la Casa Central como espacio de contención, taller Ambulatorio y otras actividades orientadas a la recuperación y reinserción social.

Segunda etapa: Para aquellos casos que necesitan un abordaje intensivo es una internación corta en algunos de nuestros TRES CENTROS DE INTERNACIÓN A PUERTAS CERRADAS, DONDE EL PACIENTE NO PUEDE LEGALMENTE NI POR VOLUNTAD PROPIA ABANDONAR LA INSTITUCION SALVO CONSENTIMIENTO DE EL EQUIPO TERAPEUTICO LIDERADO POR EL PSIQUIATRA DIRECTOR MÉDICO.

Tercera etapa: Para los internados que han sido dados de alta en su tratamiento, y no cuentan con una contención familiar y de su entorno, pasan a una Casa de egreso, (casa de medio camino) caracterizándose esta etapa por el acompañamiento personalizado y tratamiento ambulatorio, insertándose socialmente en ese período.

TRATAMIENTO FAMILIAR

El impacto de saber que un hijo está consumiendo puede ser tremendo. Una persona que lleva años de consumo produce lo que llamamos “contagio familiar”, y es de suma importancia para nosotros, abordar un tratamiento para toda la familia o la red de contención con la que el paciente cuente. Cuando nos enfrentamos con el problema de la adicción, indudablemente no podemos dejar de lado uno de los factores fundamentales del individuo como su sistema familiar.

Consideramos primordial para el paciente, contar con un entorno comprometido, que lo acompañe durante su rehabilitación y reconozca su participación en el problema. Creemos que si reinsertamos al enfermo nuevamente en un contexto que no se ha modificado, sus posibilidades
de sostener su recuperación disminuyen de manera significativa. Por eso convocamos a los familiares a reuniones semanales donde se trabajan los siguientes puntos:

En primer lugar procuramos que la familia pueda disminuir el grado de ansiedad con el que acuden, a través de la escucha de profesionales y del grupo.

Luego trabajamos en la aceptación de la enfermedad. Al igual que el adicto, la negación actúa en los familiares como impedimento para realizar cambios.

Promovemos un cambio en la comunicación familiar y el restablecimiento de roles que fortalezcan los vínculos tan deteriorados.

Desde el momento en que llegan a la institución generamos una relación de confianza y fraternidad entre los familiares y nosotros, que vale como apoyo para fortalecer la difícil situación de tener un ser querido internado en un Centro de recuperación. Realizamos dinámicas con los familiares tendientes a comprender las características de la enfermedad y reforzar la convicción de que su apoyo en el camino de la recuperación, es fundamental para el familiar afectado.

Semanalmente nos abocamos a concientizar a la familia acerca de las conductas negadoras, controladoras y facilitadoras que favorecen la conducta adictiva y contribuyen al progreso de la enfermedad.

En consonancia con el Programa de los Doce Pasos y el Modelo Minnesota en el cual nos apoyamos, trabajamos con el concepto de co-dependencia o co-adicción. En términos generales, la co-dependencia es la conducta que hace que una persona se encuentre obsesionada y afectada por el comportamiento de otro y pretenda controlarlo, perturbando de esta forma su propia vida y
la de éste.

Procuramos orientar progresivamente a quien concurre a la reunión para que modifique su accionar, generando cambios de actitud tendientes a revertir la disfuncionalidad familiar. Los fortalecemos en la puesta de límites, el respeto por el otro, el desprendimiento emocional y fomentamos el crecimiento espiritual, tanto individual como de toda la familia.

Creemos firmemente que aprender a vivir de una forma diferente, restablecer la comunicación y concentrarse en la vida propia y no en la del adicto, favorece el avance del tratamiento y garantiza mejores resultados para el futuro.

Nuestra Institución colabora en la recuperación de los familiares, tanto como la de los pacientes, en la certeza de que los cambios en la actitud de la familia benefician el progreso de los internados, y cuánto más conciencia se tenga de la enfermedad mejor prospectiva tendrá la recuperación.

Quiénes somos

Comunidad San Andres

Somos un conjunto de profesionales preocupados por la salud física, emocional y espiritual de las personas.
Estamos encaminados a mejorar sus relaciones interpersonales y familiares, tomando en cuenta que
la adicción es una enfermedad que no distingue edad, clase social ni sexo.
Nuestro modelo de tratamiento,  con terapias individuales y grupales dentro de una “comunidad cerrada”, nos ha dado la satisfacción de ver a nuestros pacientes reintegrarse como personas sanas a su círculo laboral, social y familiar.

VER LISTA DE PROFESIONALES

Contáctanos ahora

La Florida 495
Partido de Pilar (1629)
Prov. de Buenos Aires. Argentina

Teléfonos / Fax:

(0230) 467-2681 |  (011)4783-7119

(podemos estar atendiendo, deje un mensaje)

(011) 15-5055-3380

(las 24hs, los 365 días)

¡CONSULTAS SIN CARGO!

Consultorio en Capital Federal

e-mail: contacto@comunidadsanandres.com.ar